Bélgica llama a sus habitantes a comer papas fritas.