Quiénes son los gánsteres digitales y cómo puedes frenarlos.

La tecnología nos hace saltar de una distracción a la siguiente. Pero hay expertos que estudian el funcionamiento de la mente y encuentran las mejores formas de defenderse. Esto es lo que debes tener en cuenta para evitar que tu cerebro se distraiga.

Nuestros cerebros modernos parecen tener cada vez más dificultad para concentrarse en una sola tarea y pasan fugazmente de una actividad a otra.

El salto de una canción a otra en los servicios de descarga de música como Spotify es muy elevado y las revistas han incorporado en sus artículos el tiempo de lectura estimado.

Además, casi una cuarta parte de las personas que participaron en una encuesta británica dijeron que en algún momento habían sufrido un accidente al caminar distraídos, con la cabeza hacia abajo o mirando el celular.

Se diría que nos enfrentamos a una crisis de falta de atención, pero ¿existe una “cura” para la distracción?

El historiador Rhys Jones ha investigado este fenómeno y en el transcurso de su estudio habló con varias personas que luchan contra esto.

1. ¿Quién te roba la concentración?
Redes sociales, publicidad dirigida, YouTube, aplicaciones.

Las grandes empresas de tecnología han aprendido cómo monetizar la procrastinación y con sus productos nos roban la atención sistemáticamente y a escala industrial.

“Hay una industria entera dedicada a robar nuestra atención y la mayoría de nosotros ni siquiera nos damos cuenta”, dice Belinda Parmar, que solía ser una firme defensora de la tecnología.

Sin embargo, ahora está tan preocupada por sus efectos en nuestra salud mental que se ha convertido en una abanderada de las campañas contra la adicción a la tecnología.

“La industria tecnológica sigue prometiendo acercar al mundo, pero en realidad su objetivo principal es quitarnos el tiempo”.

2. ¿Por qué somos tan adictos a las distracciones?
Tim Wu es profesor en la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, y autor del libro “Los comerciante de atención: La épica batalla para entrar en nuestras cabezas”.

En él, Wu explica cómo la necesidad de revisar constantemente nuestros teléfonos, el ritual de sacar nuestros dispositivos mientras esperamos el autobús, mientras estamos en un elevador, en el inodoro, etc., se denomina un “programa de recompensas variable”.

Se dice que esos estímulos inconsistentes de recompensas son los más adictivos, dice Tim, lo mismo que una máquina tragamonedas.

3. Cómo detener a los ladrones del tiempo.
Nir Eyal es autor de varios libros que han sido éxitos de ventas. Estudia la formación de hábitos y se ha convertido en un experto en el comportamiento del consumidor.

Conoce todos los trucos que usan las empresas de tecnología para captar nuestra atención precisamente él, solía enseñarles cómo hacerlo.

Pero aunque requiere una cierta cantidad de esfuerzo personal, puedes vencer al sistema y mantener tu concentración.

Pero tenemos que aprender a cuidarnos a nosotros mismos, dice Nir.

“Nuestro gobierno no nos va a salvar, y tampoco lo van a hacer las empresas tecnológicas”.

4 sencillos pasos
Es realmente sencillo dejar de distraerse si sabes cómo hacerlo, y él tiene un plan para ayudarte:

Paso 1: Maneja tus impulsos internos

Cuando nos distraemos, normalmente buscamos escapar de algo incómodo.

Intenta averiguar qué es y aprende a gestionarlo.

Paso 2: Busca momentos para la distracción

Reserva tiempo a lo largo de la jornada para distraerte y establece una hora determinada para dedicar “tiempo a las redes sociales”.

Paso 3: Elimina los impulsos externos.

Apaga las notificaciones y “pings y dings” que te indican qué hacer.

Paso 4: Haz acuerdos para evitar distracciones.

El factor clave es la autoconciencia: una vez que te das cuenta de que tu teléfono o tableta te distraen, comienzas a dejarlo. Por eso es buena idea descargar una aplicación que intente limitar la cantidad de tiempo que gastas en tu teléfono.