OneWeb: internet para todos los rincones del mundo.

La empresa OneWeb, con sede en Londres y Estados Unidos, desarrolló un plan multimillonario para crear una megaconstelación de al menos 600 satélites alrededor de la Tierra que provean internet a todo el planeta.

Las primeras piezas de una “megaconstelación”, o red de satélites interconectados para proveer internet de alta velocidad, ya están en el espacio.

La empresa emergente OneWeb, con sede en Londres y Estados Unidos, lanzó los primeros seis satélites de su proyecto multimillonario para llevar internet a todos los rincones del mundo.

Las naves partieron al cosmos este miércoles en un cohete Soyuz, desde la Guayana Francesa, a las 21:37 GMT.

Si las naves funcionan como se espera, OneWeb comenzará el despliegue masivo del resto de la “constelación” hacia finales del año.

¿Quién está detrás de OneWeb?
El empresario estadounidense de telecomunicaciones Greg Wyler fundó la empresa en 2012.

Hoy en día, la firma tiene sedes con salas de control satelital en Estados Unidos y Londres. De hecho, en la capital británica ocupa oficinas en las que antes trabajaba la BBC.

OneWeb cuenta con alrededor de 70 empleados, pero espera aumentar el equipo hasta aproximadamente 200.

Los socios de OneWeb incluyen compañías como Qualcomm, Virgin Group, del millonario empresario Richard Branson; Coca-Cola, el especialista en comunicaciones satelitales Hughes y el grupo SoftBank.

Anteriormente Wyler había fundado otra “constelación” de satélites para internet llamada O3b, que significa “otros 3.000 millones”, en referencia a esa mitad del planeta sin conectividad.

O3b opera una flota de 16 satélites que se mueven alrededor del Ecuador a una altitud de 8.000 km.

¿No está el espacio ya demasiado lleno de satélites?
Alrededor de la Tierra hay cerca de 2.000 satélites en funcionamiento, a distintas alturas; y un número ligeramente mayor de satélites que han cesado sus operaciones.

Si se lanzan varias “megaconstelaciones” de estos artefactos, aumentará significativamente el material en órbita, por lo que a los expertos les preocupa las potenciales colisiones.

Según un estudio reciente, patrocinado por la Agencia Espacial Europea y apoyado por Airbus, para que las compañías aeroespaciales lancen nuevas redes de satélites, tendrían que sacar de órbita sus naves espaciales antiguas en un plazo de cinco años o aumentará seriamente el riesgo de que los objetos choquen entre sí.