Adiós a las listas de asistencia.

Un grupo de investigadores de la Universidad Católica (UC) desarrollaron un sistema automatizado de control de asistencia estudiantil, que combina los avances de la tecnología de reconocimiento facial y la calidad de las imágenes registradas por las cámaras de los smartphones.

La aplicación fue probada en salas de hasta 70 alumnos aproximadamente, durante 25 clases, mediante diez sistemas de algoritmos de reconocimiento facial que permiten contar el número de rostros en un registro digital e identificar quiénes asistieron a los cursos.

En las pruebas realizadas, el mejor sistema utilizado fue FaceNet, un método basado en funciones de aprendizaje profundo, que alcanza un 95% de precisión en el control de asistencia, con tan sólo una imagen registrada desde el smartphone.

Para los investigadores, la aplicación desarrollada podría mejorar la experiencia de enseñanza y aprendizaje en las salas de clases. Sin embargo, estiman que el reconocimiento facial aún está lejos de ser perfecto cuando se enfrenta a imágenes de baja calidad.